En las últimas horas de ayer, se produjo un hecho que pudo haber tenido un desenlace trágico de no ser por la rápida respuesta de la oficial ayudante Ana Belén Medina, el cabo Elías Pereira y la agente Verónica Moros, quienes le salvaron la vida a un bebé de apenas 16 días de vida que no podía respirar.

 

 

 

 

Todo comenzó de alrededor de las 20:30 horas, cuando los efectivos se encontraban de recorridas sobre la avenida 9 de Julio, donde fueron alertados por un hombre que detuvo su vehículo y descendió con un bebé en brazos, solicitando auxilio desesperadamente. El conductor les informó que el pequeño parecía estar asfixiándose y no lograba respirar.

 

 

 

 

Sin perder tiempo, la oficial Medina tomó al bebé en sus brazos y comenzó a realizarle maniobras de RCP (Reanimación Cardio-Pulmonar). En tanto, los demás miembros de la patrulla dieron aviso a la línea de emergencia 107 para solicitar asistencia médica de manera inmediata.

 

 

 

 

A pesar de los esfuerzos iniciales, el bebé no lograba respirar por sí mismo, por lo que se decidió trasladarlo en el móvil policial hacia el hospital local, continuando con las maniobras de reanimación durante el trayecto. Fue en ese momento que el recién nacido comenzó a recuperarse, recobrando su aliento en el camino hacia el nosocomio.

 

 

 

 

Una vez en el hospital, el personal de salud brindó la atención necesaria al bebé que quedó en observaciones para asegurar su bienestar, acompañado por su madre. Asimismo el pequeño se encuentra fuera de peligro y su salud avanza favorablemente.

 

 

 

 

Por Revista Enterate

Panel principal de periodista de Revista Enterate