Spread the love

 

 

 

El grupo de amigos fue a pescar a un río salteño y se sacaron dos fotografías. En la primera todo parecía perfecto: dos pescadores posando sonrientes y felices. Todo cambió cuando se sacaron otra, y algo diferente apareció en la foto.

 

 

 

 

Cabe destacar que la placa fue tomada en el mismo lugar y con el mismo foco. Comparar ambas fotografías los llevó al horror y abandonaron al instante el lugar. 

 

 

«Esto pasó anoche, fuimos a pescar al río Mojotoro desde las 17 y nos quedamos hasta las 22 por ahí, por lo cual las fotos las vimos cuando llegamos a casa y no lo podíamos creer», subrayó uno de los protagonistas, todavía atemorizado por lo sucedido.

 

 

 

 

Los cuatro amigos oriundos del barrio salteño El Mirador compararon las fotos y comenzaron a los gritos. «En la primera foto no salió nada y en la segunda, (en la misma posición) salió una sombra, como si fuese de una mujer con un velo», relató el joven, que difícilmente pudo explicar lo que vio.

 

 

 

Las imágenes fueron compartidas en las redes sociales y los usuarios quedaron perplejos. 

 

 

 

Como los mismos pescadores, muchos trataron de decifrar qué era aquella cosa blanca que salia del tronco del arbol ¿Un espiritu? ¿Una mujer con un velo? ¿Un auténtico fantasma? Muchas teorías rondaron en las redes pero nadie sabrá la verdad. Las imágenes se hicieron virales y la comparación entre ambas es terrorífica. 

 

 

 

 

 

 

Todavía no se sabe si alguien volvió a pisar el lugar o si se abrirá una investigación. Por su parte, los pescadores solo se manifestaron en las redes a contar lo sucedido. Pero si algo quedó claro es que de ahora en más, su lugar de pesca será otro. 

 

 

 

Cabe destacar que en Salta, existen edificios y lugares famosos porque en ellos -aseguran- suceden fenómenos paranormales. Trascendieron así la Casona de Castañares, el Kemiluma (Cerrillos), la calle Güemes (La Merced), la Salamanca del Pobre Diablo, en Metán (regenteada por el diablo Adrián), y el famoso Club El Círculo. En esta última institución social y deportiva del microcentro de la ciudad de Salta, se multiplican año a año los testimonios que afirman que por las noches pasan cosas raras.

 

 

 

 

Sillas que se deslizan por los salones penumbrosos, cartas que desaparecen, sombras que se proyectan repentinamente en las paredes, mesas que se mueven alocadamente, son algunos de los avatares a los que se enfrentan los socios del añejo club capitalino. 

 

 

 

 

Facebook Comments Box

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *