obra publica milei

 

 

Milei anunció que ya no habrá fondos nacionales para financiar obra pública por el descalabro financiero en que el peronismo dejó en el país.

 

 

 

 

Por años y años; la obra pública es una mega caja que trae más beneficios para los gobernantes y los amigos del poder que para los ciudadanos.

 

 

 

 

 

Una de las promesas de campaña de Javier Milei, era terminar con «el curro» de lo mandatarios provinciales y municipales, quienes usan está herramienta para «hacer caja», sobrefacturar, beneficiar a amigos/as e incluso para comprar voluntades.

 

 

 

 

En una entrevista con Alejandro Fantino, el electo Presidente de Argentina por La Libertad Avanza, prometió terminar definitivamente con la obra pública.

 

 

 

¿Qué vas a hacer con las obras públicas que ya estaban licitadas? Le preguntó Fantino a Milei. «Nosotros no tenemos plata» contestó Milei, quien aconsejó que esas obras sean entregadas al sector privado o que se hagan con fondos provinciales o municipales.

 

 

 

«Que busque la forma los intendente» sentenció el libertario que agregó que irán a un sistema de iniciativa privada como el modelo de Chile para las obras públicas.

 

 

 

 

 

 

Sistema de obra publica en Argentina

 

 

 

 

Es tan grande y cuantioso el robo que se da con la obra pública, que varios funcionarios del kirchnerismo, empresarios entres otros terminaron procesados y algunos presos por formar asociaciones ilícitas, armadas para robarse dinero del estado con la famosa obra pública.

 

 

 

 

Las provincias reciben miles de millones de pesos desde la nación, ese dinero también va a los municipios. Lo llaman coparticipación pero es en realidad un financiamiento para tapar el despilfarro, el gasto mas de la cuenta que hacen las provincias y municipios. Ninguno puede sobrevivir sin la coparticipación, porque el gasto sideralmente mas de los que recaudan.

 

 

 

 

 

La mayoría del dinero de la coparticipación se usa para pagar sueldos de empleados del estado que cada año son mas y mas. A parte de este mega desembolso, reciben grandes sumas para financiar obras o muchas veces la nación ejecuta obras directamente en las distintas provincias. 

 

 

 

 

 

Estas obras tienen altísimos costos para el estado, porque en su gran mayoría están sobrefacturadas. En otros casos nunca se terminan, pero las empresas cobran como si estuvieran terminadas. 

 

 

 

 

Por ejemplo en Leandro N. Alem, la obra de la ciclovía, figura como terminada y pagada por el Ministerio de Obras Publicas de la Nación, desde la terminal de ómnibus hasta la Cooperativa Tableta de Misiones con dos puestos de Gendarmería. Uno en el ingreso de Alem y otro en la zona del actual, conocido como la balanza.

 

 

 

 

Cómo esta obra hay miles de iniciativas del estado con sobrefacturación y entregadas a amigos del poder. Cómo también obras millonarias que fueron construidas con materiales de baja calidad y muy baratos, e incluso eliminando varios de ellos, cómo es el caso de puentes entre otros, que incluso se cobraron vidas humanas.

 

 

 

 

Por el momento el presidente electo prometió terminar con este negocio luego que asuma el 10 de diciembre, aunque los gobernadores parece que pretenden poner el grito en el cielo si se quedan sin esta caja política. 

 

 

 

Por Priscilia H

Periodista y productora de Revista Enterate MisionesLicenciada en Periodismo, Lic. en Medios AudiovisualesEs editora y productora de Revista Enterate, productora periodistica de "El Resumen de Noticias" de Revista Enterate