Spread the love

Una fiesta clandestina en un campo cercano a la Virgen de Azara terminó a la madrugada con piñas y corridas. Según las publicaciones de fotos y videos que circulan por las redes sociales, una enorme cantidad de personas se reunieron para recibir el año nuevo. Pero todo termino con peleas y corridas.

 

Los campos cercanos a Apóstoles, Azara y Tres Capones, al parecer fueron los lugares elegidos por los jóvenes para esquivar las restricciones establecidas por la pandemia.

 

Según un portal de la zona, los organizadores cobraban una entrada de 300 pesos y ofrecían servicio de cantina para los participantes del evento. Siempre con la condición que los participantes no deberían mostrar ni difundir ningún materia de la fiesta. Pero está se salió de control. Ya en la mañana después de una gran ingesta de alcohol, todo terminó a las piñas y corridas por los alrededores.

Facebook Comments Box

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.