fiscalia perpetua rugbiers

 

 

El fiscal Gustavo García dijo que a Fernando «lo atacaron por sorpresa, a traición, al unísono y sin que pudiera defenderse»

 

 

Hace instantes comenzaron los alegatos. Las primeras palabras fueron utilizadas por la Fiscalía, integrada por Juan Manuel Dávila y Gustavo García. Los funcionarios están realizando un relato detallado de cómo se sucedieron los hechos.

 

 

García, contó los acontecimientos dentro y fuera del boliche Le Brique de Villa Gesell. Aseguró que los rugbiers «esperaron 7 minutos a pocos metros de Fernando acordando matarlo, esperando el momento adecuado para hacerlo». Para explicar los hechos, utilizó material fílmico y fotografías utilizadas durante el juicio oral.

 

 

 

«Acordaron matar a Fernando y esperaron el momento adecuado para hacerlo«, manifestó el fiscal y expuso que al joven lo atacaron por sorpresa, a traición, al unísono y sin que pudiera defenderse. Además, sostuvo que algunos testigos dijeron que fueron golpes de «nocaut».

 

 

 

Mantuvo y defendió la calificación por la cual llegaron los acusados al juicio. En su alocución, dijo que el delito encuadra en la figura de «homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas en concurso ideal con lesiones leves reiteradas«.

 

 

Así trasladaron a los imputados desde el Penal de Dolores hasta Tribunales. Foto Gentileza.

«Hay un testigo que dice que uno de los primeros que le pegó a Fernando cuando estaba caído fue Matías Benicelli. No me arriesgo a dar una certeza del 100%. Tiene ADN en una zapatilla, en una camisa y en pantalón de la víctima», señaló en tono de sospecha.

 

 

 

Dijo que el asesinato estuvo «orquestado». Defendió esta postura, fundamentando que Lucas Pertossi decidió filmar la agresión, guardó el celular y continuó golpeando a Fernando. Además, defendió el informe de la autopsia y descalificó a los peritos de parte.

 

 

 

Por su parte, el fiscal Dávila comenzó a describir, una por una, la participación de los rugbiers acusados. Se detuvo en cada imputado y declaró que todos fueron coautores del crimen. «Todos son coautores del hecho y quedó desacreditado que estaban borrachos», dijo el fiscal Dávila.

Seguidamente, la Fiscalía señaló explícitamente como coautores Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23) y solicitó al tribunal que condene a los rugbiers con la prisión perpetua.

 

 

 

Además, acusaron de a Juan Pedro Guarino -uno de los sobreseídos- y a Tomás Colazo -el rugbier «número 11»- por falso testimonio. «No tengo duda de que mintieron, por lo que se va a solicitar que se forme causa por separado por el delito de falso testimonio», señaló Dávila.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *