Dormir con mascotas

 

 

Dormir con un perro o un gato suele ser habitual, pero por qué no es recomendado.

 

 

 

Los debates en lo que a dormir se refiere pueden ser infinitos. Está la discusión sobre el lado de la cama que elegimos, la de la cantidad de almohadas que usamos, la de si bajamos o no la persiana, etc. Si además metemos a las mascotas de por medio, la cuestión es aún más polémica.

 

 

 

 

 

Algunos amantes de los animales no dudan a la hora de tomar la decisión de si el perro debe o no subirse a la cama para dormir: para muchos, dormir junto a sus mascotas es un gusto.

 

 

 

 

 

Aunque muchas personas rechazan este hábito, es verdad que es una práctica muy común en quienes tienen perros o gatos, ya que dormir con ellos da una sensación de paz y seguridad muy grata.

 

 

 

 

Sin embargo, después de varias investigaciones científicas y veterinarias, especialistas llegaron a la conclusión de que es necesario evitar que las mascotas duerman con sus dueños por la noche, debido a varias razones médicas.

 

 

 

 

Los peligros de dormir con tu perro o gato en la cama

 

 

 

 

 

A través de un estudio del Instituto del Sueño de España, se descubrió que cerca del 14% de los perros y el 33% de los gatos de dicho país duermen por la noche en la cama con sus dueños.

 

 

 

 

 

 

Pero el principal problema de esto, explica la investigación, es la enorme cantidad de enfermedades que se pueden transmitir.

 

 

 

 

Existen cerca de 250 enfermedades zoonóticas conocidas, de las cuales más de 100 se pueden dar durante la convivencia entre personas y sus mascotas. Muchas de ellas se dan cuando el animal lame a su dueño o cuando la persona abraza y besa a su animal. Las más conocidas y probables son la tiña, nemátodos, infecciones por estafilococo y el anquilosotoma.

 

 

 

 

Alteraciones de sueño y problemas para dormir con tus mascotas

 

 

 

 

 

Además, un estudio en colaboración de universidades de Estados Unidos y Australia demostró que dormir con mascotas afecta de manera directa la calidad del sueño de la persona. Esto se debe, principalmente, a la falta de espacio y al constante estado de alerta de los animales, especialmente de los perros.

 

 

 

 

Un análisis de 2021 realizado por ScienceDirect llegó a conclusiones similares luego de encuestar a adolescentes que dormían con sus mascotas. Aunque un tercio de los encuestados no presentó alteraciones de sueño, el restante reconoció despertarse constantemente durante la noche por los movimientos de sus mascotas.

 

 

 

 

Más allá de la calidad del sueño, algunos expertos aseguran que el principal problema viene dado cuando los dueños tienen algún tipo de alergia o problema respiratorio: “Las personas con alergias a los animales o asma no deben dormir con sus mascotas ni tampoco permitirles la entrada en la habitación”, explica a WebMD el Dr. Derek Damin.

 

 

 

 

“Si no eres alérgico, realmente no existe ningún problema por dejar que el perro duerma en la cama”, agrega el experto, aunque matiza que en caso de que moleste las horas de sueño no debemos dejarlos dormir con nosotros

 

 

Por Priscilia H

Periodista y productora de Revista Enterate MisionesLicenciada en Periodismo, Lic. en Medios AudiovisualesEs editora y productora de Revista Enterate, productora periodistica de "El Resumen de Noticias" de Revista Enterate